México se encuentra rodeado por dos grandes océanos, el Pacífico y el Atlántico, y cuenta con una extensión de 11,122 kilómetros de litorales, exclusivamente en su parte continental (sin incluir litorales insulares), lo que lo hace un país con una enorme diversidad de vida marina. Además de poseer cuerpos de agua a lo largo de todo su territorio distribuido en sus 1,471 cuencas hidrográficas, lo que hace posible la existencia de vida acuática.

Lo anterior contribuye a la presencia de los pescadores, ya sea en costas o en lagunas o ríos, permitiendo la posibilidad de desarrollar una de las actividades más importantes para la economía y bienestar de sus familias y comunidad. El pescador enfrenta diariamente condiciones cambiantes para su actividad, más aún ante el complejo contexto del cambio climático y su incidencia en fenómenos hidrometeorológicos, lo que le impone retos poco visibles para el resto de la sociedad.

Por lo que cada 26 de enero se conmemora el Día Mundial del Pescador para reconocer la importancia de este oficio para el desarrollo de las sociedades humanas, su sana alimentación e identidad cultural, al mismo tiempo que visibilizar los retos que superan los pescadores para el desarrollo de su actividad dentro de nuestros mares y cuerpos de agua superficiales.

 

Fuentes: